Solo un 13% del océano está a salvo del impacto humano

  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un 13% del océano mundial puede clasificarse como zona a salvo del impacto de actividades humanas y se reparte principalmente entre el Ártico, el Antártico y las remotas naciones insulares del Pacífico, según el primer análisis sistemático global de este fenómeno, elaborado por un equipo de 10 investigadores de Australia, Canadá y Estados Unidos y publicado recientemente en la revista Current Biology.

«Nos sorprendió lo poco que queda de naturaleza marina. El océano es inmenso y cubre más del 70% de nuestro planeta, pero hemos logrado afectar significativamente a casi todo este vasto ecosistema», apunta Kendall Jones, de la Universidad de Queensland (Australia) y de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés).

El estado del desierto terrestre ha sido bien documentado, pero se sabía mucho menos sobre el del marino. Las áreas silvestres son cruciales para la biodiversidad de los mares.

Las áreas vírgenes prístinas poseen niveles masivos de biodiversidad y especies endémicas, y son algunos de los últimos lugares de la Tierra donde aún se encuentran grandes poblaciones de depredadores.- apunta Jones

Dieciséis reinos oceánicos

Jones y sus colegas utilizaron los datos globales más completos hasta el momento sobre 19 factores (derivados de acciones humanas) que causan estrés en el medio marino, como, por ejemplo, el comercio, la escorrentía de fertilizantes y sedimentos y varios tipos de pesca en el océano.

Sistemáticamente mapearon la vida silvestre marina en todo el mundo (dentro de cada uno de los16 reinos oceánicos) para identificar áreas con muy poco impacto de, al menos, 15 de estos 19 factores estresantes antropogénicos, así como áreas con un muy bajo impacto acumulativo tras combinarse tales factores.

Uno de los descubrimientos más llamativos fue que más de 16 millones de kilómetros cuadrados de las áreas silvestres marinas existentes en la actualidad se localizan en el cálido Indo-Pacífico, que representa un 8,6% de la superficie oceánica.

Los expertos también constataron la preocupante situación de la zona templada del sur de África, donde quedan menos de 2.000 kilómetros cuadrados de áreas marinas vírgenes, menos de un 1% del océano.

El estudio también muestra que menos de un 5% del denominado «desierto marino» mundial está actualmente protegido. La mayor parte se encuentra en ecosistemas mar adentro, con muy poco espacio natural protegido en áreas de alta biodiversidad, como los arrecifes de coral.

La gran mayoría de las áreas silvestres marinas podrían perderse en cualquier momento

«Esto significa que la gran mayoría de las áreas silvestres marinas podrían perderse en cualquier momento, ya que las mejoras en la tecnología nos permiten pescar más profundamente y navegar más lejos que nunca», subraya Jones. «Gracias a un clima cálido, incluso en algunos lugares que una vez fueron seguros debido a la cubierta de hielo durante todo el año ahora se puede pescar», agrega.

Los científicos urgen a proteger lo que queda de «desierto marino» con acuerdos internacionales que reconozcan el valor único de la vida silvestre marina mediante el establecimiento de objetivos concretos y firmes de conservación.


  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

SeResp

Periódico digital independiente que informa noticias más relevantes en sustentabilidad, medio ambiente, ecología y responsabilidad social.

Leer entrada anterior
Movernos hacia una movilidad sostenible, un reto del cambio climático

Lograr una movilidad sostenible es un reto al que estamos obligados como sociedad debido a los efectos del cambio climático

Cerrar