Las cápsulas de café: Una amenaza para el medio ambiente

  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Más de 7 mil millones de cápsulas de café, elaboradas con aluminio, se tiran a la basura cada año

En la última década los consumidores de café en todo el mundo han adoptado nuevas formas de obtener su dosis diaria de cafeína: las máquinas de cápsulas de café.

Estos pequeños envases de plástico o aluminio contienen la cantidad exacta para que una máquina produzca una taza de esta bebida.

Pero cada vez más estas unidades de café, que Nespresso vendió por primera vez en 1986 en cuatro sabores, están recibiendo críticas de quienes las consideran una amenaza para medio ambiente.

Las cápsulas de café no se pueden reciclar con facilidad debido a que normalmente están hechas de una mezcla de plástico y aluminio

El negocio millonario de las cápsulas de café que impacta de forma negativa comunidades y biodiversidad

Para la fabricación de una cápsula de café se requiere de aluminio y plástico principalmente… recursos extraídos en minas. La fabricación de cápsulas de café es un derroche de toneladas de aluminio. NO ES NECESARIO FABRICARLAS!

La fabricación de cápsulas de café es un derroche de toneladas de aluminio.

¿Opciones más ecológicas?

Bajo la presión de una comunidad de usuarios comprometidos con el medio ambiente, firmas como Nestlé (que fabrica tanto Dolce Gusto como Nespresso)  ha optado por poner solución propia a la problemática. Así, en el año 2011, la marca puso en marcha el primer punto de recogida de cápsulas en Barcelona y que , poco a poco, ha ido aumentando. En España existen puntos de recogida de cápsulas en algunas ciudades y, en las que no, se pueden llevar las cápsulas usadas a uno de los 770 puntos de venta que hay. Pese a esto, se estima que alrededor del 70% de las cápsulas no son devueltas y son desechadas al contenedor orgánico. Los usuarios más creativos optan por darle un segundo uso creando bisutería con ellas. Los collares y pulseras hechos con cápsulas están tan de moda que, incluso conocidas firmas de joyería se han atrevido a diseñar relojes con la esfera hecha con una cápsula de Nespresso.

Pero, ¿cuál es el proceso que sigue el 30% de las cápsulas que se depositan en los puntos de recogida si no son tratadas como envases? Una vez recogidas, se separan sus distintos componentes (aluminio, plástico, café…) y se tratan éstos por separado. De esta forma, el plástico de cápsulas como las de Dolce Gusto se utilizan en gran parte para fabricar mobiliario urbano, y el café es destinado a la fabricación de abonos.

Hay otras marcas que, para evitar el problema del reciclaje, han optado por fabricar sus cápsulas con materiales aptos para tirarlos en el contenedor orgánico, por ejemplo, con filtros de café clásicos; incluso las hay más innovadoras y ecológicas que, al hacerse eco de la problemática, han decidido apostar por la fabricación de cápsulas biodegradables. Por otra parte, lamentablemente, hay firmas que no se preocupan ni de establecer un punto de recogida para sus cápsulas.


  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

SeResp

Noticias Medio Ambiente, Responsabilidad Social, Sustentabilidad y más...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer entrada anterior
Libro Emprender con Responsabilidad

Si eres un emprendedor, sin duda la lectura del libro Emprender con responsabilidad es obligada. Al final de ella entenderá que la

Cerrar