• 2
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  

El bisfenol A o BPA es una sustancia química empleada desde la década de los sesenta para fabricar plásticos duros y ligeros que se utiliza en los envases de alimentos y bebidas, en los empastes dentales, en pinturas y en los cristales de las gafas, entre otros objetos de uso cotidiano. Francia y España ya ha prohibido el uso de esta sustancia en todos los materiales que estén en contacto con alimentos infantiles, aplicando lo que se conoce como “principio de precaución”. Y varias investigaciones han revelado que la excesiva exposición a este material puede tener efectos perjudiciales para la salud, aunque de momento parece que son de corto alcance y a altas dosis, y no representan un riesgo que inste a las agencias de seguridad a tomar nuevas medidas que restrinjan su uso.

Obesidad infantil. Según un estudio que acaba de publicar la revista ‘PLoS ONE’, las niñas entre 9 y 12 años que presentan niveles más altos de bisfenol A en la orina tienen doble riesgo de ser obesas que aquellas con concentraciones menores.

Arterias más estrechas. Una reciente investigación británica realizada por científicos de las universidades de Exeter y Cambridge reveló que existe una relación directa entre los niveles altos de Bisfenol A en la orina y la estenosis severa de la arteria coronaria, una enfermedad caracterizada por el estrechamiento de las arterias que puede provocar anginas de pecho e infartos.

Dientes. Un estudio francés de la Universidad de París-Diderot a partir de experimentos con ratas recién nacidas sugiere que la exposición diaria a Bisfenol A daña el esmalte de los dientes a edades tempranas. Concretamente, podría causar una patología llamada hipomineralización incisivo molar (HIM), y que en humanos afecta al 18% de los niños con edades comprendidas entre 6 y 8 años.

Ansiedad. Científicos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EE UU) demostraron hace poco que la exposición al DPA durante la gestación, a lactancia y los primeros años de vida puede generar altos niveles de ansiedad debido a cambios en la expresión de genes en la región cerebral de la amígdala, vinculada a emociones como el miedo. Sus conclusiones se dieron a conocer en ‘PLOS One’.

El Bisfenol A está en nuestros cuerpos

El equipo de investigación de la Universidad de Medicina de Exeter (Inglaterra), tras analizar la orina de 94 jóvenes, encontró Bisfenol A (BPA) en el 86% de los análisis.

El Bisfenol A ha sido reconocido como un disruptor endocrino para los seres humanos por la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA).

Entre los efectos adversos de este contaminante hormonal están la pérdida de fertilidad y el cáncer de mama (el de mayor incidencia en las mujeres de España). También se relaciona la exposición a Bisfenol A con el desarrollo de la diabetes de tipo 2, daños cardíacos y otros daños a la salud.

Por estas razones, el Bisfenol A debería ser una sustancia prohibida.

Además, las y los adolescentes, uno de los grupos más vulnerables, son los que tienen los niveles más elevados de Bisfenol A en su orina.

El tóxico BPA en los envases alimentarios

El Bisfenol A se encuentra en las latas de alimentos (es la fina capa de resina que cubre el interior). También se encuentra en las latas de bebidas y algunos envases de plástico (como los tápers) y otros envases de policarbonato (un tipo de plástico duro y resistente).

Asimismo, se encuentra en los tapones de las botellas de agua de plástico, lo que hace que todas contengan contaminantes hormonales, según un estudio del Doctor Nicolás Olea.

Según la Profesora Harries “es casi imposible evitar el Bisfenol A en los envases alimentarios hoy en día”. Por ello pide un etiquetado correcto que permita una elección correcta.

A pesar del peligro para la salud al que expone el Bisfenol A y de su amplia presencia en los cuerpos de las y los europeos, el Parlamento Europeo acaba de aprobar una propuesta de la Comisión para que el bisfenol A siga en los envases de nuestros alimentos.


  • 2
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  

Sorry, comments are closed for this post