Conozca los países de la región que más esfuerzos ponen en la extracción de este mineral, altamente contaminante, y en qué volúmenes.

Aunque la mayoría de los países del mundo suscribieron voluntariamente los acuerdos sobre cambio climático de Naciones Unidas (ONU), un reciente estudio publicado en Alemania advierte que el uso del carbón como fuente de energía crece en América Latina y el Caribe.

La organización no gubernamental Urgewald presentó un informe titulado: “Lista de salida global del carbón” (Global Coal Exit List o CGEL, en inglés), en el que señala que, no obstante la presión mundial para disminuir la minería del carbón, varios países latinoamericanos y caribeños adelantan proyectos para ampliar “esa contaminante fuente energética”, informó la agencia IPS.

En expansión

El documento, cuya difusión coincidió con la 23 Conferencia de las Partes (COP 23) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), destaca la influencia regional de los explotadores de carbón, considerado como un mineral altamente contaminante.

“Hay varios proyectos en planeación para explotar el mineral y eso amenaza con mantener esa dependencia por años”, declaró a la agencia noticiosa Heffa Schuecking, directora de Urgewald.

El informe de la ONG, que pasa revista a 770 empresas extractivas, comercializadoras, prestadoras de servicios y generadoras termoeléctricas, pretende alejar a los inversionistas de ese sector, con el fin último de “mantener un mundo habitable”, dijo Schuecking.

Números negros

El GCEL precisa que en América Latina y el Caribe, la capacidad termoeléctrica instalada que depende del carbón para su funcionamiento, alcanza los 17.909 megavatios (MW).

Los países con mayores capacidades en la generación de energía con fuente carbonífera son:

  • México: 5.351 MW.
  • Chile: 5.101 MW.
  • Brasil: 4.355 MW.

Por otra parte, Urgewald asegura que varias naciones latinoamericanas adelantan proyectos que contemplan el empleo del carbón para generar 8.427 MW adicionales, y que serán aportados por:

  • Chile: 2.647 MW.
  • Brasil: 1.540 MW (sumados a su generación actual).
  • República Dominicana: 1.070 MW.
  • Venezuela: 1.000 MW.
  • Jamaica: 1.000 MW.
  • Colombia: 850 MW.
  • Panamá: 320 MW.

“Esos emprendimientos anclarían aún más el contaminante mineral en la región y dificultarían su retiro para combatir el cambio climático”, indica el informe.

Manos foráneas

En los procesos de explotación de carbón, la ONG ubica 14 empresas creadas en países de Latinoamérica: Brasil (5), Colombia (5), Chile (1), Perú (1), República Dominicana (1) y Venezuela (1).

A ellas se suman las transnacionales que ya tienen operaciones en el área, como AES y Drummond (EE.UU.), Enel (Italia), Engie (Francia), Glencore (Inglaterra Suiza), BHP Billiton (Inglaterra-Autralia) y Anglo American (Inglaterra). Todas activas en la región.

Explotación y exportación

Según el documento, Colombia, con sus 90 millones de toneladas de carbón producidas durante el año 2016, es el país con mayor volumen extractivo en Latinoamérica. Una producción destinada casi en totalidad a la exportación.

Actualmente, Colombia opera sus minas a cielo abierto en conjunto con las empresas Drummond, Glencore, BHP Billiton y Anglo American.

Le siguen Brasil, con una capacidad de producción que alcanza los 8 millones de toneladas de carbón al año, y México con 7,25 millones anuales.

Intereses

Para Lusbi Portillo, académico venezolano y director de la ONG Sociedad Homo Et Natura, la insistencia de varios países de la región en explotar el carbón “es una inmensa contradicción, vista desde los acuerdos de cambio climático promovidos por Naciones Unidas”.

Y advierte que detrás de la explotación del carbón en América Latina y el Caribe “abundan los intereses económicos”.

Venezuela: un ejemplo

Portillo cita, como un ejemplo de voluntad política para generar energía limpia, el proyecto de parque eólico desarrollado en la Guajira venezolana, al occidente del país, que inició operaciones en 2013 y que se proyectó para generar hasta 10.000 MW.

Ese parque, cuyo desarrollo contempla 10 fases, “podría generar energía limpia para el occidente de Venezuela y parte de Colombia”, apunta.

Ahora, asevera el académico, existe el interés de un sector “de abandonar el parque eólico para construir una carboeléctrica que generaría apenas 1.000 MW”.

El director de la ONG agregó que la explotación del carbón, en cualquier país del mundo, “sólo acentúa los efectos del cambio climático, dadas las altas emisiones de CO2 (dióxido de carbono)”, y, en el caso específico de Venezuela, se convertiría en un contrasentido frente al discurso del gobierno, “que habla permanentemente de salvar el planeta”.