Las tortugas confunden las bolsas de plástico con aguas vivas, ya que es el alimento que día a día las tortugas consumen; sin embargo, al consumir plástico, estas sufren de consecuencias letales

En el mundo se usan 1 billón de bolsas de plástico al año y el tiempo promedio en que una persona utiliza una bolsa de plástico, es de tan solo unos minutos. Bolsas, envases y todos los plásticos arrojados a la calle, terminan en el mar.

Los científicos calculan que hay más de 5 billones de piezas de plástico flotando en los océanosdel mundo, a simple vista no se ven; sin embargo, bajo la superficie parecen una nube de contaminación sin fin, la cual revela una gran amenaza ambiental.

Cada año, más de seis millones de toneladas de residuos llegan al océano y el 90% de estos productos son plásticos. Las tortugas pueden enredarse e ingerir los residuos marinos, lo que amenaza su capacidad de alimentación, crecimiento y, en consecuencia, su supervivencia.

Un estudio realizado entre tortugas jóvenes demostró que el 15% de éstas habían ingerido grandes cantidades de plásticos que evitaban el funcionamiento de sus estómagos, generando una serie de afectaciones que las pueden llevar a la muerte.