Según un nuevo informe económico de la organización NextGen Climate, los millennials no pueden permitirse el lujo de esperar para hacer frente al cambio climático.

El calentamiento global causado por el hombre podría inundar de manera permanente las calles de la ciudad de Nueva York, podría relacionarse con el aumento de los conflictos alrededor del mundo, podría provocar que las personas mueran debido al hambre, y —tal vez lo peor de todo— parece que ya está ocasionando la muerte de los osos polares. Pero como si eso no fuera suficiente, si eres un millennial, un nuevo reporte indica que también va a afectar tu bolsillo.

“La generación millennial perderá aproximadamente 8.8 billones de dólares (cerca de 162 billones de pesos) en los ingresos totales de los individuos si no somos capaces de actuar ante el cambio climático”, según un nuevo informe de la organización NextGen Climate, titulado “The Price Tag of Being Young” (“El precio de ser joven”). El informe de NextGen se basa en una proyección de la Universidad de Berkeley de octubre de 2015, la cual señaló que el ingreso promedio de una persona en el año 2100 será 23% menor de lo que sería en un mundo sin calentamiento global. Según el informe, tan sólo en Estados Unidos habrá una pérdida relativa del 5% de los ingresos para el 2050, seguido de un aumento drástico que elevará la cantidad a un total de 36% para el 2100.

La imagen del futuro de la economía que pinta el informe es bastante general por diseño, dijo a VICE la portavoz de NextGen, Suzanne Henkels. “Sólo se enfoca en los cambios macroeconómicos — es decir los cambios en el PIB— en escenarios con y sin cambio climático”. En otras palabras, en lugar de proyectar la producción económica por sector, o de tener en cuenta las ganancias y pérdidas corporativas, mide dos líneas en dos gráficos drásticamente diferentes: el PIB en un escenario donde no hay calentamiento global y el PIB en un escenario donde no hacemos nada para solucionar el calentamiento global y el rápido aumento de la temperatura.

“Este informe deja en claro que los millennials literalmente no pueden permitirse el lujo de esperar para hacer frente al cambio climático”, señaló Henkels. La vocera hizo notar que una gran cantidad de millennials apoyan la acción climática y dijo que su organización “quiere asegurarse de que los millennials se presenten en la votación del 8 de noviembre para elegir a los defensores del clima”.

NextGen Climate fue fundada por el multimillonario y ecologista de California, Tom Steyer, quien se ha convertido en una versión demócrata de los Hermanos Koch.

NextGen Climate contrasta las pérdidas por el calentamiento global con las otras plagas económicas que enfrenta la generación de 2015. Los efectos persistentes de la gran recesión podrían costarle a los jóvenes 112,000 dólares totales (cerca de 2.06 millones de pesos) por persona, y la deuda estudiantil será otro golpe devastador, con un costo de 113,000 dólares (cerca de 2.08 millones de pesos) por persona. Aún así, ambos problemas palidecen en comparación con el costo total del cambio climático, que el informe sitúa en 187,000 dólares (3.45 millones de pesos) por persona, que es 40% mayor que el costo de la deuda estudiantil.

La riqueza total en la vida de un individuo podría parecer una preocupación extraña para una generación que está cada vez más convencida de que va a experimentar una pobreza perpetua, pero Henkels cree que aún hay algo de optimismo (a pesar de la evidente conclusión pesimista del informe). “En este momento, [los millennials] podrían estar pensando, ¿Cómo puedo perder 187,000 dólares de ahorro debido al cambio climático cuando parece que jamás ganaré esa cantidad en toda la vida? Pero el trabajador promedio — en particular un graduado de la universidad— eventualmente consigue juntar ahorros, bienes y una propiedad”, explicó.

Así que los jóvenes van a resentir el golpe en sus bolsillos, argumenta Henkels. La vocera señala que el efecto será visible “cuando el cambio climático comience a acelerarse durante los años de mayores ingresos de los millennials: los 50 años”.

Un cambio hacia el 100% de energías limpias no es exactamente un sueño imposible, y simplemente implicaría un vasto proyecto de ingeniería global centrado en la aplicación real de las tecnologías existentes, a pesar de que sean imperfectas, como señalan nuestros colegas de Motherboard. “Pero ese esfuerzo no es sólo una labor ecológica molesta y tediosa que todos tenemos que poner en práctica, según Henkels. “La transición a una economía de energía limpia es una de las mayores oportunidades económicas de Estados Unidos”, aclaró.

Y el costo de no hacerlo no es sólo la pérdida de “la majestuosidad de la naturaleza” y de la “biodiversidad”. De acuerdo con Henkels,significaría también la pérdida de tus medios de subsistencia.