La presidenta Michelle Bachelet envió al Congreso un proyecto de ley que busca prohibir el uso de estas bolsas en comercios ubicados en zonas costeras del país.

Con el objetivo de evitar la acumulación de plásticos en los océanos, la presidenta chilena Michelle Bachelet envió esta semana al Congreso un proyecto de ley que prohíbe el uso de bolsas plásticas en 102 localidades costeras de ese país, una nación que posee 2,671 millas (unos 4,300 kilómetros) de costa.

“Nuestros peces mueren por ingesta de plástico o por estrangulamiento con el plástico, por tanto, es una tarea en la que todos tenemos que colaborar. La reducción de residuos plásticos arrojados al mar es una tarea que sólo sacaremos adelante si todos cambiamos nuestros comportamientos y en toda la cadena: producción, consumo, comercio, manejo de residuos, fiscalización y, por supuesto, educación”, aseguró la mandataria en un evento público.

El nuevo proyecto establece que la fiscalización estará a cargo de las municipalidades y que su incumplimiento será sancionado con una multa de hasta unos 400 dólares por cada bolsa, que aplicarán los juzgados de la Policía local. En la actualidad, en 55 municipios existe algún tipo de regulación de este tipo, pero había un impedimento para que las municipalidades pudieran, a través de ordenanzas, prohibir la entrega de bolsas plásticas.

Además de prohibir el uso de bolsas en 102 comunas, el proyecto permitirá que poblaciones no costeras se sumen a la propuesta restringiendo o eliminando su uso.

El reporte reflejó que cerca del 27% de los objetivos encontrados en la isla proceden de la distante América del Sur. Cada día llegan a sus costas entre 17 y 268 nuevas piezas de plástico, agregó el informe. (Jennifers Lavers vía AP)

En fotos: Esta paradisíaca isla está cubierta por 37 millones de piezas de desecho plástico”,”via”:”Uniplaneta”},”mail”:{“subject”:”En fotos: Esta paradisíaca isla está cubierta por 37 millones de piezas de desecho plástico”,”body”:”Un amigo te ha recomendado este contenido que puede ser de tu interés.

El grupo de expertos estuvo en la isla entre el 29 de mayo y el 15 de agosto de 2015. Su conclusión fue devastadora para la naturaleza de Henderson: “Si bien es alarmante, los valores (sobre la magnitud de la contaminación) subestiman la cantidad real de desechos“. Esto porque no pudieron tomar muestras en las áreas a lo largo de la costa rocosa de la isla. (Ron Van Oers/UNESCO)

“Este proyecto marca un hito muy relevante para Chile y abre la puerta para que todo el territorio pueda decir adiós a las bolsas plásticas. Esperamos que los parlamentarios transversalmente apoyen esta iniciativa que le hace bien a la salud de nuestro país”, dijo a AFP Ricardo Bosshard, director de la organización ambientalista WWF en Chile.

Según la Organización de Naciones Unidas, los desechos marinos están afectando a más de 800 especies animales y causando pérdidas en todas las costas del mundo equivalentes a más de $13,000 millones. Se trata de envolturas de alimentos, tapas de botellas, pajitas, bolsas de supermercado, botellas de bebidas y colillas de cigarrillos. Son materiales sólidos persistentes, piezas o productos fabricados o procesados que se desechan y llegan a la costa y el mar.

Al menos el 75% de estos restos son de plástico que, como tienen la habilidad de fragmentarse en microplásticos –porciones de menos de cinco milímetros de diámetro–-, pueden ser absorbidos por muchos organismos y enfermarlos, causarles la muerte o hacerlos adictos.

Si bien la contaminación plástica en el mar no es nueva, la alerta dejó hace mucho de ser solo científica o ambientalista y la discusión es cada vez más económica y de salud pública. El número de especies afectadas en el mundo se ha incrementado en más de 150: en el 2012 las víctimas eran 663; actualmente son 812.

La ingestión de estos materiales, o enredarse en ellos, son las principales causas de enfermedad y muerte de muchas de especies océanicas. Por ejemplo, se calcula que el 40% de los cetáceos y el 44% de las especies de aves marinas se ven afectados por la ingestión de desechos marinos.

Bachelet también informó que para 2018, Chile sumará 1.6 millones de km2 (unas 900,000 millas cuadradas) más de áreas marinas protegidas, una extensión diez veces mayor a la existente en 2014 cuando comenzó su segundo mandato.