El Gobierno del presidente estadounidense formaliza la derogación del Plan de Energía Limpia del expresidente Barack Obama.

El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, dio este otro paso más contra los esfuerzos del exmandatario Barack Obama para enfrentar el cambio climático al formalizar la derogación del Plan de Energía Limpia, orientado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Como ya había adelantado que haría, el administrador de la Agencia estadounidense de Protección Ambiental (EPA, en inglés), Scott Pruitt, firmó un aviso en el que propone la derogación del Plan de Energía Limpia de Obama, conocido como CPP por sus siglas en inglés.

Esa derogación “facilitará el desarrollo de los recursos energéticos de Estados Unidos y reducirá cargas reguladoras innecesarias”, declaró en un comunicado Pruitt, un reconocido escéptico del cambio climático.

Según el jefe de la EPA, el Gobierno calcula que la eliminación del CPP puede suponer un ahorro de hasta 33.000 millones de dólares en costes evitables del cumplimiento de los objetivos de ese plan.

Si se elabora una nueva normativa similar para regular las emisiones de gases de efecto invernadero, se hará “cuidadosa, correctamente y con humildad, escuchando a todos los afectados”, adelantó Pruitt.

El Plan de Energía Limpia de Obama fue lanzado en 2015 con la meta de que Estados Unidos redujera para 2030 en un 32 % las emisiones de carbono de las centrales eléctricas con respecto a los niveles de 2005.

Pieza fundamental de los esfuerzos de Obama contra el cambio climático, el expresidente pretendía con el CPP ir reemplazando las centrales eléctricas de carbón por plantas abastecidas con gas natural y energías limpias como la eólica o la solar.

El líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, alertó de que, en un momento en el que los estadounidenses están experimentando un “clima extremo y peligroso con más frecuencia que nunca, lo último” que se debe hacer es “revertir acciones para combatir el cambio climático”.

Mientras, Alejandra Núñez, abogada del Sierra Club, el principal grupo medioambiental de Estados Unidos, dijo que la revocación del CPP es “absurda” y “dejará vulnerables a millones de personas expuestas a enfermedades respiratorias y coronarias, y muerte prematura”.

La revocación “dejará vulnerables a millones de personas expuestas a enfermedades respiratorias y coronarias”