Hay 243 inmuebles inhabitables tras sismo en CDMX: Mancera

“No significa que irán directo a demolición, sino que van a requerir una revisión más a fondo”, explicó el mandatario capitalino

El jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, informó este sábado que, de los cinco mil 832 inmuebles revisados en la Ciudad de México, son 243 los que se encuentran inhabitables luego del sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre.

En una conferencia desde el C5, Mancera puntualizó que dichas construcciones se encuentran en nivel rojo y explicó que “no significa que irán directo a demolición, sino que van a requerir una revisión más a fondo y no pueden ser habitados hasta que sean revisados a profundidad por Protección Civil”

Mancera Espinosa señaló que cuatro mil 860 inmuebles solamente requerirán reparaciones menores, además de que ese encuentran habitables.

Además, 729 edificios se encuentran en código amarillo, lo que significa que requerirán una reparación mayor, pero pueden ser habitables, indicó el mandatario capitalino.

La arquitectura y el sismo en Ciudad de México 2017

El conjunto de instrumentos legales e instituciones con que cuenta la Ciudad de México la hacen estar mejor preparada para soportar sismos de grandes dimensiones, y quedó demostrado con el terremoto del pasado 7 de septiembre, aseguró Félix Villaseñor, titular del Colegio de Arquitectos.

El también titular de la Sociedad de Arquitectos de México expuso que si bien la capital del país soportó satisfactoriamente el reciente sismo, queda aún por saber cómo se comportarían las construcciones de la Ciudad en caso de que haya un sismo importante en Guerrero.

No le pedimos nada a nadie. Hay ciudades que viven en costas o en zonas sísmicas y tienen tecnología de avanzada.

Nosotros vivimos sobre el lecho de un lago, y eso nos ha llevado a realizar investigaciones profundas. Somos de los países con mayores avances en materia sísmica”, dijo.

En caso de un sismo de grandes proporciones más cerca de la Ciudad de México, sólo aquellos edificios que sufrieron daños en 1985 y que no fueron reforzados podrían ser afectados, pues desde ese año y hasta la actualidad los reglamentos de construcciones han mejorado las condiciones de resistencia de los inmuebles construidos.

Si el sismo del pasado 7 de septiembre hubiera ocurrido en la zona donde se produjo el de 1985 y a una profundidad menor, estaríamos hablando de otra situación; sin embargo, sólo se hubieran dañado aquellos que no fueron reforzados tras los sismos de hace más de tres décadas.

El que no se hayan reparado tiene que ver con varias razones: porque los vecinos no pudieron repararlos o porque no tuvieron recursos”, destacó Villaseñor.

Externó que el gobierno de la Ciudad ha decidido clausurar obras y demoler pisos excedidos, con el objetivo de cumplir con el reglamento de construcciones.

En esos casos no hay quién responda por ellos, porque se hicieron al margen de la ley. Los que se han hecho cumpliendo las normas de construcción y han sido vigilados por un Director Responsable de Obra tienen la garantía de que soportarán un sismo fuerte”, recalcó Villaseñor

¿Cuándo volveremos a casa? , preguntan miles de familias damnificadas

Vecinos afectados por el sismo  tienen que dormir en coches y tiendas de campaña, mientras las autoridades no les informan que pasará con sus viviendas dañadas. El frío e intensas lluvias incrementan sufrimiento de afectados.

“Las autoridades dicen muy poco, no dan muchas explicaciones. Ya avisaron que se tiene que demoler, pero no dicen cuándo. La gente tiene miedo de sus cosas porque es su único patrimonio, por eso estamos haciendo guardias, para intentar cuidar lo poco que nos queda. No sabemos cuál es el proceso a seguir una vez que tiren el edificio. ¿Qué va a pasar? Nadie nos dice”.