México es el onceavo país a nivel mundial que más produce plástico. Pero hay una solución.

Manofacturamos plástico por un valor de casi 23mil millones de dólares anuales, esta cantidad supera incluso a Estados Unidos, China y Alemania. Se estima durante el año 2017 aumente la producción y consumo de plástico hasta un 6%.

El 48% del plástico que se consume en el país es utilizado para embalajes, el 24% es de uso general y el porcentaje restante es utilizado en diversas industrias.

Bioplástico en México

Más allá de ser una fuente de ingresos, el plástico se ha convertido en un serio problema ambiental, debido a esto se han buscado alternativas parta reemplazarlo con materiales más amigables con el planeta, una de estas alternativas es conocida como Biofase, un bioplástico que se obtiene a partir de la semilla del aguacate.

Hay que recordar que México es el principal productor de aguacate en todo el mundo, muchas veces este no es comercializado en su totalidad, sino en forma de salas o el conocido guacamole, lo cual deja sin uso tonelada de semillas que en un principio no tenían ningún uso práctico. Scott Munguía y su equipo han descubierto un biopolimero que se obtiene de esta semilla y puede ser moldeado en diversas formas, producto que sólo podían ser obtenidos a partir de los polímeros sintéticos derivados del petróleo.

Una de las grandes ventajas de estos productos Biofase, y las resinas que comercializan, es que no sólo son productos biodegradables, además, también pueden ser compostables, esto significa que si los tiramos a la basura, en un periodo de 3 años cuando mucho, estos se habrán reintegrado al medio ambiente.

Por el momento sólo se comercializan cubiertos desechables, pero tiene la capacidad para producir 700 toneladas de resina al mes, las cuales se pueden convertir en charolas, platos, vasos que anteriormente eran de unicel, pero ahora podrán ser productos biodegradables. Sin duda una de las mejores alternativas al uso de los plásticos convencionales, esperemos que este tipo de productos cuenten con gran apoyo para darles una gran difusión y pronto puedan reemplazar en su totalidad los plásticos derivados del petróleo.