Para realizar el método sólo basta con agrupar una serie de catalizadores llamados TAML activadores y peróxido de hidrógeno.

Bisfenol A, también conocido como BPA, es un contaminante tóxico que suele encontrarse en el plástico, tales como en las botellas de agua, contenedores de comida, etcétera. Se encuentra fuertemente relacionado con enfermedades como cáncer, deformaciones, así como con  un impacto significativo en el desarrollo embrionario de las células cerebrales, las cuales controlan los genes reproductivos de la vida.

Si bien una manera de reducir el impacto del BPA en el cuerpo es reducir el consumo del plástico, actualmente investigadores de Carnegie Mellon University, en Pennsylvania –EE.UU.–, han desarrollado un catalizador químico que puede eliminar efectivamente las moléculas de BPA que habitan en el agua en tan sólo 30 minutos. Se trata de un método económico, efectivo y saludable que retira hasta un 90 por ciento los restos de BPA en el agua. En palabras de uno de los investigadores, Terrence Collins, “Hemos resuelto un problema de investigación equivalente a más de miles de millones de dólares. Este tratamiento lo puede hacer cualquiera, en cualquier lugar y con cualquier cantidad de agua.”

Para realizar el método sólo basta con agrupar una serie de catalizadores llamados TAML activadores y peróxido de hidrógeno. La idea es que los TAML activadores funjan como enzimas para acelerar la reacción química, de modo que al comibar el peróxido de hidrógeno en agua pH-neutral, el BPA se amalgama de tal manera que puede ser fácilmente filtrado y sacado.

Este método pretender resolver de manera económica y asequible un problema que ha costado millones de dólares en gastos de salud pública como en reducción de contaminantes en los recursos naturales del planeta. Sin embargo, sigue siendo igual de recomendable disminuir el consumo de botellas, envases y bolsas de plástico y reemplazarlo por alternativas ecosustentables.

BPS, el sustituto del BPA en plástico, es igual de tóxico en animales y humanos

En los últimos años, varias investigaciones científicas demostraron que el plástico tiene altos niveles de químicos dañinos, entre ellos el bisfenol A (BPA, por sus siglas en inglés) y la phthalates

Botellas, latas, bolsas, contenedores, anillos de plástico para latas, platos y cubiertos de plástico o unicel, tapas, popotes, envoltorios de comida, restos de cigarros y colillas son sólo algunos de los productos usados regularmente y que contaminan irremediablemente el medio ambiente.

Estos productos de plástico tardan alrededor de 100 años en deshacerse, degradarse y eliminarse; en consecuencia, la vida silvestre se ve afectada por su uso masivo.

Las partículas de plástico contienen compuestos tóxicos, los cuales animales como el plancton, insectos, aves y ganado consumen día a día, afectando a los humanos en cuanto comen alguno de estos animales. O inclusive, la misma fauna se encuentra constantemente atrapada dentro de estos productos, provocando su muerte en el intento de escape. En consecuencia, el uso masivo de plástico envenena la cadena alimenticia y así, al medio ambiente.

En los últimos años, varias investigaciones científicas demostraron que el plástico tiene altos niveles de químicos dañinos, entre ellos el bisfenol A (BPA, por sus siglas en inglés) y la phthalates. Estos elementos provocan afectaciones endócrinas al mimetizar el estrógeno; las consecuencias son evidentes: cáncer, asma, hiperactividad, obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Además, el plástico y la espuma de poliestireno se acumula en diferentes zonas naturales, desde el mar y desiertos hasta en espacios abiertos a donde el viento se encarga de trasladar la basura. En consecuencia, estos productos tóxicos se han esparcido a lo largo y ancho del mundo, afectando irremediablemente su statu quo.

Para evitar la degradación del planeta, puedes reducir el uso de plástico con estas nueve sencillas prácticas:

  •           Usa contenedores y vasos de vidrio y de acero inoxidable.
  • Evita comprar agua embotellada.
  • Mantén siempre cerca de ti (en tu escritorio o coche) una bolsa con cubiertos de metal o madera.
  • Compra juguetes de material reciclado o de madera.
  • Utiliza platos de cerámica o biodegradables.
  • Reutiliza los botes o jarras de vidrio.Empieza a usar bolsas de tela en vez de bolsas de plástico.
  • Haz una composta con los residuos orgánicos.
  • Compra productos empaquetados en vidrio.

#SeResponsable