El aumento de las temperaturas acelera las reacciones químicas que provocan contaminantes atmosféricos.

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte advierte del futuro aumento de muertes prematuras por culpa del cambio climático. La investigación pronostica que la contaminación atmosférica será responsable de 60.000 fallecimientos en 2030 y de 260.000 en 2100.

Los datos, publicados en ‘Nature Climate Change’, contribuyen a la creciente evidencia científica sobre los efectos negativos del cambio climático para la salud global. Los expertos han señalado además que el aumento de la contaminación también puede impactar significativamente en la salud de la población, recordando que millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire.

Los expertos usaron un conjunto de varios modelos climáticos globalespara determinar el número de muertes prematuras que se producirían debido al ozono y a las partículas contaminantes en los años 2030 y 2100. Para cada modelo, el equipo evaluó los cambios proyectados en la contaminación del aire que podrían contribuir en el futuro cambio climático. Posteriormente, trasladaron estos cambios a la población mundial, explicando el crecimiento de la población y los cambios esperados en la susceptibilidad a la contaminación atmosférica.

Tras el análisis de los datos, los investigadores concluyeron que el cambio climático podría aumentar las muertes relacionadas con la contaminación en todo el mundo, excepto en África. “Nuestro hallazgo es la señal más clara de que el cambio climático será perjudicial para la calidad del aire y la salud”, han zanjado los científicos.