Desde una biblioteca pública vuelta botánico a un hotel hecho con tubos de drenaje reciclados: la eco-arquitectura tiene la ductilidad de poder plasmarse sobre todo tipo de ideas, haciendo que la presencia del hombre resulte menos agresiva para el entorno que habita. Te invitamos a recorrer algunas de las edificaciones y proyectos eco-friendly más importantes de México.

Tubohotel, en Tepoztlán

El hotel diseñado por T3arc está compuesto por módulos de tres tubos reciclados de hormigón, dispuestos en forma de pirámide. En cada uno hay una habitación térmica y minimalista con sólo una cama, cortinas y luces. Las mismas están cerradas con cristales, lo que las provee de una hermosa vista del paisaje natural de la sierra de Tepozteco.

El Tubohotel, cuyas puertas fueron abiertas en 2010, ofrece además cocina, cuartos de baño y duchas privadas con sistemas economizadores de agua, junto a los beneficios de estar instalado dentro de una huerta orgánica.

Biblioteca Vasconcelos, en México, D.F.

El arquitecto Alberto Kalach quería hacer de este espacio dos cosas: una biblioteca pública donde, además de libros, se brindaran diversas actividades culturales y gratuitas, y un jardín botánico que funcionara como un respiradero en el centro de la ciudad de México. Estos objetivos se hicieron realidad en 2006, con la inauguración de la Biblioteca Vasconcelos.

 

El establecimiento logra aprovechar al máximo la iluminación y la ventilación natural mediante grandes ventanales que dejan entrar la claridad diurna y el aire limpio de los jardines que lo rodean. Éstos están formados por más de 26.000 metros cuadrados que cuentan con 60.000 ejemplares de 168 especies de árboles, arbustos y plantas herbáceas.

Los pisos del edificio fueron hechos con un fuerte vidrio que permite el paso de la luz externa, aportándole claridad a los ambientes. A todo esto se le suma un techo verde con diversas plantaciones que ayudan a mantenerlo fresco.

Container City, en Puebla

Uno de los hogares del diseño urbano y las últimas tendencias gastronómicas, musicales y de la moda en Puebla se encuentra en este espacio hecho a partir de contenedores marítimos reciclados, en el que puede disfrutarse de restaurantes, galerías, bares y tiendas.

 

La sustentabilidad de esta ciudad se ve reforzada por sus instalaciones –tuberías, decoración y pisos-, muchas de las cuales fueron hechas con materiales reutilizados.

El diseño y proyecto de Container City estuvo a cargo de Gabriel Esper Caram (diseñador gráfico por la Universidad de las Américas).

Edificio Dos Patios en México, D.F

El edificio corporativo de Siemens, terminado en 2012, será el primero de México en obtener la doble certificación en Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED), dentro de la categoría Interiores de Edificios Comerciales, así como también en Núcleo y Envolvente.

Las oficinas allí instaladas cuentan con 105 mil focos LED que reducen el consumo de la energía eléctrica en más de un 30 por ciento. Además, el complejo posee un sistema de tratamiento de aguas residuales que disminuye hasta el 20 por ciento del gasto total del agua potable.

La azotea verde más grande de Latinoamérica

Sobre el edificio central del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) se encuentra un espacio de cinco mil metros cuadrados abierto a sus empleados, quienes pueden ir allí para trabajar, hacer footing o tomar una clase de yoga.

Según la institución, esta es la terraza verde habitable más grande de Latinoamérica. La misma se inauguró en 2010 y en la actualidad posee un huerto donde se cultivan diversos tipos de hierbas y verduras que son consumidas por sus trabajadores. Los desperdicios de la comida son depositados en una lombricomposta que produce humus, que luego se usa como fertilizante.

En esta azotea también hay plantas desérticas y aromáticas, y hasta un espejo de agua con peces. Sumado a esto, paneles solares calientan el agua que sale de las duchas que los empleados pueden usar en lo alto del edificio.

Torre de GSI, en Cancún

El estudio Sanzpont Arquitectura es el artífice del diseño de este mega edificio sustentable que será construido en Cancún. El mismo tendrá dos cuerpos de 20 pisos cada uno, conectados por medio de dos puentes habitables y un gran jardín de interior. En él se instalarán comercios, oficinas, casas particulares y hoteles.

Tendrá la capacidad de mantenerse fresco gracias a la protección que le dará -en su lado poniente- una fachada ventilada de alucobond en forma de escamas. Además, la luz indirecta se filtrará en su interior entre las lamas horizontales dispuestas en su contorno. Por otro lado, su cara oriental estará cubierta por cristales serigrafiados, sandblasteados y transparentes que permitirán ver el Mar Caribe y la cancha de golf de Puerto Cancún.

La torre tendrá dos niveles de parking integrados con vegetación en talud y una plaza pública elevada que tendrá la forma de un gran balcón urbano.

Puente Bahía Acapulco, en Acapulco

En un intento por combatir el hacinamiento y la falta de espacio que caracterizan a las grandes metrópolis, el estudio BNRK Arquitectura (Bunker Arquitectura) ideó este llamativo proyecto: el Puente Bahía Acapulco, el cual está diseñado para ser habitable y atravesar toda la bahía de dicha ciudad.

La estructura tendrá un enorme techo verde que funcionará como un pulmón urbano. A través de sus tres kilómetros de largo se emplazarán comercios, viviendas, bicisendas, parques y jardines. Al mismo tiempo, el puente se desdoblará en varios ramales, conectándose con diversas rutas y caminos para agilizar y descomprimir la zona.