El atún aleta azul está en peligro de extinción debido a una sobreexplotación de la industria pesquera en aguas y ranchos marinos mexicanos, para la exportación a Japón, avalada por la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, Conapesca. Así lo denunció la Coalición en Defensa de los Mares de México, Codemar.

“Esto huele a contubernio entre Conapesca, empresas, tres empresas que están depredando de una manera atroz al atún aleta azul”, aseguró Mario Gómez Cruz, representante de Codemar.

En conferencia de prensa, integrantes de la Codemar aseguraron que de la población original del atún aleta azul en el océano Pacífico, sólo queda el 2.6%.

“De las tres mil toneladas que pesca y vende México, el valor que esto representa son 56 millones de dólares. ¿Por 56 millones de dólares al año y la voracidad del capital de tres empresas que están involucradas en esta pesquería estamos desapareciendo una especie? Son Baja Aqua Farms, Servax Bleu y Chichimeca Mitsubishi son las tres empresas que pescan atún aleta azul”, dijo Mario Gómez Cruz.

Codemar sostuvo que la Conapesca ha actuado con la anuencia de la Comisión Interamericana del Atún Tropical, organismo que celebra su 92 reunión en la Ciudad de México y al que le solicitaron una veda por al menos tres años.
“Es una especie que está totalmente en peligro de extinción, totalmente agotada, al igual que la vaquita marina se nos está extinguiendo delante de nosotros”, dijo Mario Gómez Cruz.

En entrevista con medios de comunicación, la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) negó que el Atún Aleta Azul esté en peligro de extinción, y adelantó que no habrá veda.

“Para el atún aleta azul, primero está fuera de lugar porque el aleta azul se pesca, el 90% del otro lado del Pacífico, nosotros no tenemos ninguna autoridad ahí. Aquí del lado del Pacífico Oriental que es donde nosotros tenemos competencia, se pesca el 10%, realmente no serviría de nada. El atún aleta azul no está en peligro de no está en peligro de extinción, está sobreexplotado”, aseguró Guillermo Compeán, director de la Comisión Interamericana del Atún Tropical.

Codemar sostuvo que, en caso de no proceder una veda para el atún aleta azul, interpondrán una denuncia.

“Podría proceder una demanda de amparo en contra de una disposición administrativa del Gobierno Federal, en este caso de la Conapesca, por seguir autorizando y promoviendo la explotación de una especie que está en peligro de extinción”, dijo Gabriel Quadri de la Torre.

La agrupación conformada por representantes de la sociedad civil y académicos denunció que con la sobreexplotación del atún, se están exterminando otras especies.

“Localizan un grupo de delfines, y como los atunes nadan debajo de los delfines, se arrojan las redes de cerco a todo el grupo de delfines y de atunes y toda la fauna de acompañamiento que viene con ellos, que puede tiburones, tortugas, mantas, rayas”, indicó Gabriel Quadri.

Codemar pidió transferir las facultades de Conapesca a Semarnat y crear una Agencia Nacional de Mares y Costas, así como consolidar facultades de inspección y vigilancia pesquera de la Secretaría de Marina.

¿Sabes lo que se esconde detrás de una lata de atún?

Atún claro, rojo, blanco o bonito del Norte (es lo mismo), melva, patudo, de aleta azul, tongol, listado, atún a secas… muchas variedades de atún se comercializan y el mayor consumo está en el atún enlatado.

Es importantísimo que las marcas de atún enlatado tengan compromiso ambiental y de sustentabilidad ¿Cómo saber?

Es difícil entender que el atún se agota si siempre que vas a un supermercado hay miles de latas, pero el alto nivel de consumo, unido a unas políticas insostenibles y la codicia de muchos países pesqueros han hecho que las poblaciones de atún no sean tan abundantes como las latas que vemos en los supermercados. La sobrepesca, la pesca no selectiva y la pesca pirata está llevando a estos magníficos animales a una situación muy vulnerable.

Algunas de las marcas evaluadas ya han comenzado a dar pasos para ofrecer a sus clientes un producto de atún más sostenible y comienzan a apostar tímidamente por atún que proviene de pesca selectiva, aunque la pesca no sostenible sigue siendo la mayoritaria. En sus políticas comienzan a incorporar algunos criterios de sostenibilidad pero sin compromisos claros.

Pero, sobre todo, falta información, mucha información. Si coges una lata de atún o bonito poco sabes más allá del nombre de la marca. Sin embargo, las empresas presumen de una trazabilidad casi total desde que se pesca el pez hasta que acaba en la lata. ¿Por qué no trasladan esa información al consumidor? Muchos consumidores quisieran saber si su bonito del Norte ha sido verdaderamente pescado con caña en el Cantábrico por pescadores artesanales o si ha sido pescado con enormes redes de cerco por la flota industrial en algún lugar del Índico para luego ser envasado en el Norte de España. Y aún así se puede seguir llamando “bonito del Norte”.

¿Qué pasa con el atún en lata?

La Agencia de Alimentos y Fármacos recomienda que los niños no coman más de dos raciones tamaño infantil a la semana de atún en lata (cuando es atún claro) y no más de una ración a la semana de atún en trozos o de atún blanco. Esto es porque el atún blanco es un pez más grande que tiende a acumular más mercurio.

La tarjeta del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (ver arriba) informa sobre cuánto atún (blanco y claro) puede comer una persona, según su peso corporal.

Por otro lado, algunos grupos recomiendan que los niños pequeños y mujeres embarazadas eviten el atún en lata porque consideran que, aunque el atún enlatado suele proceder del atún claro, un atún más pequeño con menor contenido en mercurio, a veces las latas incorporan un tipo de atún más grande, el atún de aleta amarilla, con alto contenido en mercurio, así que no puedes saber cuál es el contenido.

Aunque el atún claro no es una buena fuente de omega-3, el atún blanco sí lo es, y ambos tienen alto valor nutritivo. Así que merece la pena servírselos a tus hijos de vez en cuando, sobre todo si es el único pescado que comen.

Presencia de mercurio en el atún

Los productos marinos son considerados como la fuente primaria de exposición humana a mercurio ambiental. A medida que un pez es más grande, más viejo y se alimenta de otros pescados es más probable que acumule más mercurio. Este metal se deposita en los tejidos y su eliminación es muy lenta. El atún, por ser una especie depredadora y estar en un punto alto de la cadena alimenticia, acumula más mercurio que otros. En términos científicos, “bioamplifica” el nivel de mercurio.

Te recomendamos

Leer la Guía de atún enlatado 2017 por GreenPeace ¡Te sorprenderás!

Open Tuna Can