El informe “Carbon Majors Report” echó luz sobre la matriz empresarial que está detrás de gran parte de la contaminación ambiental a nivel global.

Según este estudio, que produjeron en colaboración el CDP y el Climate Accountability Institute, tan sólo 100 compañías son las responsables de más del 70% de las emisiones de carbono desde 1988: ExxonMobil, Shell, BP y Chevron son las que más contaminan.

Un número relativamente pequeño de empresas de combustibles fósiles y sus inversores podrían ser la clave para abordar el cambio climático

Tradicionalmente, los datos a gran escala sobre emisiones de gases de efecto invernadero se recopilan a nivel nacional, pero este informe se centra en los productores de combustibles fósiles. Elaborado a partir de una base de datos de emisiones públicas, se pretende que sea el primero de una serie de publicaciones a destacar el papel que las empresas y sus inversores podrían desempeñar en la lucha contra el cambio climático.

El informe encontró que más de la mitad de las emisiones industriales mundiales desde 1988 -el año en que se estableció el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático- se puede rastrear sólo a 25 empresas y entidades estatales. La escala de emisiones históricas asociadas con estos productores de combustibles fósiles es lo suficientemente grande como para haber contribuido significativamente al cambio climático, según el informe.

ExxonMobil, Shell, BP y Chevron se identifican como una de las empresas más emisoras de los inversionistas desde 1988. Si los combustibles fósiles continúan siendo extraídos al mismo ritmo durante los próximos 28 años como lo fueron entre 1988 y 2017, dice el informe global Las temperaturas medias estarían en camino de subir por 4C para el final del siglo. Esto es probable que tenga consecuencias catastróficas, incluyendo la extinción sustancial de especies y los riesgos de escasez mundial de alimentos.

Si bien las empresas tienen un papel importante que desempeñar en la conducción del cambio climático, dice Faria, la barrera es la “tensión absoluta” entre la rentabilidad a corto plazo y la necesidad urgente de reducir las emisiones.

El informe fue elaborado en inglés y lo puedes ver en este enlace: https://b8f65cb373b1b7b15feb-c70d8ead6ced550b4d987d7c03fcdd1d.ssl.cf3.rackcdn.com/cms/reports/documents/000/002/327/original/Carbon-Majors-Report-2017.pdf?1499691240