Nuevos espacios alrededor del mundo se crean bajo esta necesidad, una nueva sociedad preocupada por la humanidad, el medio ambiente y el buen gusto.

Conocido como Eco-Luxury  o Sustainable luxury , son hoteles de un alto nivel de hospitalidad que mantienen en gran estima por la autenticidad de su compromiso ante la sostenibilidad.

Las Nubes de Holbox atiende una perspectiva profunda hacia el tema ambiental y social y busca un balance entre, la sostenibilidad, el espíritu empresarial y la creación de experiencias para sus huéspedes.

Bárbara Hernández Directora de Las Nubes comenta “Nuestra experiencia con los huéspedes no se ve comprometida, sino mejorada, por la sostenibilidad y la convivencia con un paraíso natural ”  

Las Nubes de Holbox asume su compromiso como un espacio eco-boutique de 28 habitaciones, adentrado en la Reserva de Yum Balam , en una  isla diminuta perdida en el caribe mexicano, bañada por aguas cristalinas y rodeada de hermosos manglares.

El hotel es un lugar de equilibrio entre la naturaleza, lujo y sencillez. Cada una de las habitaciones cuenta con detalles que ayudan a reducir el impacto ecológico, como iluminación LED, champú y acondicionadores biodegradables y orgánicos, cuyos ingredientes provienen de comunidades aledañas, además  de contar con programa de cambio controlado de toallas donde los huéspedes podrán ayudar a un uso mesurado de las mismas. Se ofrece a los huéspedes dos opciones en sus suites la de consumir agua embotellada o siempre encontrar a un costado una hermosas jarra de vidrio soplado elaboradas por artesanos locales con agua purificada siempre fresca, ayudando a reducir el impacto en la isla por consumo de botellas de plástico.

Pero los bríos del Las Nubes no se limitan a sus suites, en su restaurante El Sabor de las Nubes,  se aplican medidas estrictas, dejando de usar unicel y reemplazándolo con empaques 100% biodegradables y compostables.

Las Nubes también se suma a la iniciativa de reducir el consumo de popotes al proporcionarlos solo si el cliente los solicita,  los popotes que se brindan en el hotel  están hechos de fibra de bambú, material biodegradable en su totalidad.  Se prevé que para mediados el 2017 todas las botellas de agua del restaurante y bar se cambien de PET a una opción viable como la de vidrio, reduciendo así su impacto ecológico.

Otra parte que interesa al Chef de El Sabor de Las Nubes, es un consumo responsable por lo que no se ofrece en el menú ninguna especie en veda permanente, como el caracol,  o en las fechas de veda especifica de  langosta y mero, no importando que se cuente con producto en existencia. También se apoya consumiendo a productores locales que ofrecen alta calidad y frescura al carta.

Desde 2016 el hotel continuamente capacita a todos sus empleados mediante asesores independientes con cursos de buenas practicas ambientales lo cual a mejorador nuestra capacidad de reciclaje y cuidado del agua.

Posiblemente los mayores esfuerzos que implanta Las Nubes no se aprecian por sus visitantes, pero son trascendentes, uno de ellos es la instalación de una planta de tratamiento, que ayuda a limpiar el agua de la lavandería, cocina y biodigestores logrando aprovechar el vital recurso para el riego de las áreas verdes del hotel, así protegiendo el manglar.

Otro de los programas poco visibles es de protección a las tortugas marinas donde el hotel recibió asesoría de Pronatura, para modular y dirigir la intensidad de luces exteriores y evitar confundir a la tortugas en el periodo de eclosión,  ya que se utilizan luz que refleja la luna sobre el mar como guía.

Para este pequeño hotel eco-boutique el lograr el equilibrio entre el desarrollo turístico y el cuidado del medio ambiente es indispensable para garantizar una experiencia a sus huéspedes de lujo sustentable.