Por: Edith Gomez

Cuando hablamos de recursos naturales, y también de dinero, podemos decir que reciclar es una técnica muy útil para estos propósitos. Pues, ejercer esta práctica dota de beneficios tanto al planeta como a tus finanzas personales. Y, no se trata sólo de ello, sino que al crear objetos o darles otro uso, después del reciclaje, podrías venderlos, creando así un negocio fácil y rentable, además de sustentable.

El ahorro es un asunto que puede empezar desde nuestro hogar, ya que podemos reciclar infinidad de objetos, para darles doble uso. Por ejemplo, si colectamos suficientes corchos de botellas, podemos construirnos una esterilla, o hacer un columpio con una rueda, incluso, con muchas cosas que, pensamos que cumplieron su labor y ahora son desechos, podemos darle vida a cosas increíbles, tales como muebles, o comedores para nuestro jardín.

Además de darle doble vida a las cosas, podemos ahorrar dinero, y tener “nuevos objetos” funcionales en casa. Por si fuese poso, estaremos evitando la contaminación, el carbono que se emana al desechar, así como también estaremos evitando el despilfarro energético.

Ejemplos de reciclaje que nos permiten ahorrar

Podemos atender estas claves para conseguir un ahorro más efectivo en nuestro bolsillo. A continuación, te invitamos a seguir leyendo:

  1. Antes de reciclar, intentar reducir: la técnica del reciclaje obviamente nos evita gastos, sin embargo, si reducimos la presencia de algunos objetos que no son útiles podremos ahorrar mucho más. Empecemos por practicarlas tres erres ecológicas: reducir, reutiliza y reciclar, en ese orden.
  2. Reciclaje para sustituir: muchas veces, ciertamente necesitamos de algunas cosas, para ello podemos reciclar, es decir crear otro objeto que cumpla la función de aquel que deseamos, a partir de los recursos de los cuales ya disponemos.
  3. Reciclaje decorativo: nada más hermoso que la decoración, con nuestro toque personal. Para ello puedes crear hermosas piezas para decorar tu hogar u oficina.
  4. Reciclaje en nuestro jardín: este tipo de reciclaje es creativo, y nos brinda muchas opciones en cuanto al tratamiento que damos a nuestras flores y demás plantas, así como en el cultivo de huertos urbanos. Ahorraremos al evitarnos la compra de macetas, guías, cordeles, jardineras, y más aún si requerimos de pesticidas, ya que podemos hacerlos caseros, al igual que el abono –a partir del café, por ejemplo-.
  5. Reciclaje de papel: debemos aprender a controlar el gasto de papel, hacerlo responsablemente, incluso reciclarlo o reutilizarlo, al imprimir por las dos caras.
  6. Reciclar la ropa: sí, en este campo también podemos hacer grandes ahorros. Pues, podemos darle doble uso a nuestras viejas camisetas, convertir pantalones largos en unos cortos para los calurosos veranos, entre otras opciones, como pintar sobre algunas prendas, agregar decorativos, entre otros.
  7. Reciclar envases: Los envases también pueden ser reciclados, bien sean estos de vidrio o de plástico, incluyendo hasta las botellas. Les podemos dar usos decorativos incluso, o funcionales.
  8. Reciclar muebles: si tan sólo los pintamos, les cambiamos el color o le añadimos nuevos y hermosos cojines hechos en casa, nuestros muebles pueden cambiar radicalmente y esto puede representar un ahorro bastante significativo.
  9. Reciclar para la limpieza: si deseamos artículos para hacer la limpieza, podemos reciclar camisetas viejas, o cepillos de dientes que ya no usemos. A partir de restos de pastillas de jabón, el fondo del café, o con la piel del limón podemos crear inclusive nuestros propios productos caseros de limpieza.
  10. Reciclar para revender o regalar: además de generarnos ingresos extras, al vender cosas que no deseemos ya, pero que estén en buen estado, podemos elaborar o confeccionar algunos detalles decorativos, no sólo para vender, sino para hacer lindos regalos.

Además de reciclar y ahorrar dinero, estarás contribuyendo a salvar el planeta, siguiendo estos pasos. ¿Se te ocurren otras ideas? Nos gustaría conocerlas.