Así lo indica la actualización del informe que el país debe presentar cada dos años ante la ONU; las leves bajas en la deforestación y en la producción ganadera son algunas de las causas de la tendencia.

Los argentinos disminuyeron la cantidad de gases contaminantes que generan. La tendencia empezó en 2008 y obedece, entre otras razones, a la caída en la producción ganadera, la leve baja en la deforestación y al crecimiento poblacional.

Así lo indica la actualización del Inventario de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que el gobierno nacional debe presentar cada dos años ante la Convención Marco delas Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

La Argentina emitió en 2014, 368 millones de toneladas de CO2 equivalente (la suma de los gases que generan el efecto invernadero), lo que significa el 0,8% de la contaminación planetaria.

¿Esto significa que somos más sustentables? No necesariamente. El país forma parte del pool de 190 países que contaminan menos del 1%. Cada argentino genera 8,6 t de CO2 eq., mientras que un francés, 6,59, y un italiano, 7,25.

En el análisis por sector, el inventario ubica al energético como el máximo generador, con un 53%, le sigue el agropecuario con el 39% y luego, el de residuos y el industrial con el 4% cada uno.

En la presentación del informe, se explicó que se usó una nueva metodología, razón por la cual algunas variables cambiaron respecto de la presentación argentina en París, en 2015. Lo que sigue inamovible es el compromiso de reducción para 2030 del 18% de las emisiones sin ayuda financiera internacional y de 37%, si se consigue auxilio.

El análisis, realizado con funcionarios, científicos, representantes de los sectores y de la sociedad civil, también discrimina el nivel de contaminación por subsector. En esa lectura se destaca la ganadería, con el 20,7%; el transporte, con el 15,5%, y el cambio del uso del suelo (la deforestación) aparece en tercer lugar con el 13.1%.