Carlos Brito, CEO de Anheuser-Busch InBev, controla Anheuser Busch, Grupo Modelo y SABMiller, y tiene un plan para producir cerveza verde para 2025.

Si piensas que la sustentabilidad es solo un tema de relaciones públicas, Carlos Brito, el rey de la eficiencia empresarial, puede demostrar que estás equivocado.

El presidente ejecutivo (CEO) de ABInBev, la mayor cervecera del mundo y matriz de Grupo Modelo, presentó ayer un acuerdo que permitirá a la empresa consumir a partir de 2025 energía de fuentes exclusivamente renovables, con un precio 20% por debajo al precio de la electricidad convencional.

La eléctrica Iberdrola será la proveedora en este compromiso de compra a 15 años. La compañía construirá un campo eólico en Puebla que se inaugurará en 2019, y fortalecerá esta estrategia con inversiones en paneles de energía solar.

El acuerdo, dice Brito, se inserta en la lógica de rentabilidad de la compañía modelo en la integración de compañías.

“Eficiencia es el nombre del juego; eficiencia interna, eficiencia del medio ambiente. Cuando se habla de eficiencia todo se conecta, porque eficiencia es buena siempre”, explica Brito, un ingeniero mecánico de 57 años.

Este brasileño llevaba 5 años en la cervecera brasileña Ambev cuando esta se integró con la europea Interbrew en 2004.

Brito toma en ese año la dirección de la compañía, y en 2008 dirige la fusión de Inbev con Anheuser Busch, fabricante de Budweisser.

En 2013 “combina” la empresa (palabra preferida por Brito para definir la operación) con Grupo Modelo, una transacción de 20,000 millones de dólares. En octubre del año pasado adquirió SAB Miller por 107,000 millones de dólares.

La compañía se convirtió desde el inicio en un modelo de logros de sinergias en adquisiciones.

Para Brito es fundamental “crear valor en las comunidades”, pero la sustentabilidad forma parte del modelo de negocio.

El ahorro de agua, sustitución por fuentes de energía renovable todo el consumo eléctrico o el desarrollo de productores de cebada que Grupo Modelo ha desarrollado en México son parte de la estrategia de ahorros y mejora en los márgenes de utilidad que han caracterizado el crecimiento de ABInBev en los últimos 25 años.

“El cambio climático tiene profundas implicaciones para nuestra compañía y para las comunidades en las que vivimos y trabajamos”, dijo Carlos Brito, CEO de AB InBev. “Reducir el uso de combustible fósil es bueno para el Medio Ambiente y para el negocio, y estamos comprometidos a generar un cambio positivo. Tenemos la oportunidad de liderar la batalla contra el cambio climático a través de la utilización de energía sustentable”.