Es la más poderosa del planeta y mucho más devastadora que la atómica