El turismo sostenible o turismo sustentable es una forma de turismo que sigue los principios de sostenibilidad. El turismo sostenible es una industria comprometida a hacer un bajo impacto sobre el medio ambiente y cultura local, al tiempo que contribuye a generar ingresos y empleo para la población local.

  • Los turistas deben de informarse sobre la historia, la cultura y el patrimonio natural de cada uno de los lugares a los que viajan, de esta forma, sus conductas serán respetuosas con todos estos valores y no causarán daño alguno.
  • El viajero, cuando elige establecimientos turísticos que han adoptado medidas para aminorar el impacto medio-ambiental (arquitectura y materiales tradicionales, ahorro de recursos básicos, uso del transporte colectivo, etc.) está contribuyendo a fomentar estas iniciativas.
  • Elige rutas a pie, o en bicicleta. Estas alternativas son respetuosas con el medio natural y cultural de las zonas turísticas. El uso de vehículos motorizados (quads, motocicletas, coches todoterreno) provocan la erosión del suelo y son agentes de contaminación acústica y atmosférica.
  • Fomenta en tus viajes el ahorro de agua. La población y el medio natural del lugar que visitas dependen, en mayor o menor medida, de este recurso necesario y escaso.
  • Trata de minimizar la generación de basura, rechaza los productos con envoltorios innecesarios y opta por utilizar envases reciclables.
  • Compra productos naturales de la zona, regalos y recuerdos elaborados por la artesanía local, así estás contribuyendo al mantenimiento y desarrollo de la economía del lugar que visitas.
  • Evita comprar flora y fauna protegida por los convenios internacionales, y productos derivados de tales especies. Su adquisición es un delito y contribuye a su extinción.
  • Si visitas las áreas naturales protegidas, has de saber que se han creado para preservar lugares y especies de gran valor ecológico. Cuentan con centros de acogida e interpretación que proporcionan las orientaciones necesarias para valorar su importancia como patrimonio de la naturaleza que hemos de conservar.
  • Disfruta conociendo la cultura, gastronomía y tradiciones del lugar que visitas. Respétalas y acércate a ellas, ampliarán tu conocimiento del mundo y de sus gentes.
  • Con la práctica de un turismo responsable y sostenible propicias que otros sigan tu ejemplo y contribuyes a fomentar un planeta más saludable y solidario.