¿Por qué la sostenibilidad debe ser tema en la agenda de las organizaciones?

Los desastres naturales, las situaciones asociadas a la escasez del agua y la falta de capacidades de mitigación y adaptación al cambio climático traerán consigo cambios en los negocios y necesidades de gestión alrededor de éstas.

Existen muchos conceptos alrededor del desarrollo sostenible, pero más que los conceptos debemos entender qué está pasando, cómo el mundo está cambiando y cómo las organizaciones deben prepararse para estos cambios, que no es nada distinto a identificar y gestionar nuevos riesgos y oportunidades alrededor de los temas ambientales, sociales y de gobernanza.

Pero, ¿qué es lo que ha venido cambiando que podría afectar la sostenibilidad de los negocios? Según el reporte global de riesgos 2017, del Foro Económico Mundial, dentro de los cinco riesgos más importantes a nivel global según su probabilidad e impacto se mencionan tres asociados con el tema ambiental y uno con el social. Y no es para menos, el impacto de eventos extremos relacionados con el clima, los desastres naturales, la escasez del agua y la falta de capacidades de mitigación y adaptación al cambio climático traerán consigo cambios en los negocios y necesidades de gestión alrededor de éstas.

Colombia no es la excepción, fenómenos como El Niño y La Niña han producido eventos importantes como deslizamientos, sequías e inundaciones, entre otros, que traen consigo un impacto importante no sólo en la población, sino en el desarrollo del país y en sectores como el agrícola, energía, transporte, salud y producción, por nombrar algunos. Las industrias que utilizan agua para sus procesos productivos tendrán que mitigar riesgos como la escasez en épocas de sequía, así como aquellas que la utilizan en gran proporción para generar energía, tendrán oportunidades de innovación alrededor de la generación con fuentes renovables no convencionales.

El acuerdo de París trajo para Colombia importantes retos en estrategias de mitigación y adaptación. Si bien, el país no tiene un gran impacto en las emisiones mundiales, ha ratificado el compromiso de reducir en un 20 % sus emisiones para el año 2030 con base en el escenario proyectado de sus emisiones actuales. Colombia ha venido trabajando desde el año 2012 en una estrategia de desarrollo bajo en carbono que busca desligar el crecimiento de las emisiones de gases efecto invernadero y que trae consigo planes de acción sectoriales, políticas, disposiciones, programas, proyectos y sistemas de monitoreo y reporte. Todo esto afectando la gestión normal de los negocios.

Xplor 728x90 Playa del Carmen Cancun Adventure

Pero no dejemos por fuera el componente social. Temas como la migración de la población hacia zonas donde se opera, la falta de apoyo de la comunidad y la posible afectación de los derechos humanos traen consigo riesgos que pueden afectar la continuidad de las organizaciones. A nivel global, muchas compañías y sus fundaciones invierten billones cada año en programas sociales que tienen como objetivo hacer frente a algunos de los grandes desafíos mundiales. Según un estudio realizado en 2016 por KPMG, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia Andi y la Fundación Andi, Colombia no es la excepción. De acuerdo con este estudio, las compañías del país invierten miles de millones de pesos en programas sociales que buscan mejorar la calidad de vida, el desarrollo y el bienestar de las comunidades. Sin embargo, el estudio muestra oportunidades de mejora en generar estrategias claras con objetivos, metas y procesos para medir los resultados y los impactos como base importante para garantizar que los presupuestos de inversión social de las empresas logren los mejores beneficios para la sociedad y sean verdaderamente eficientes.

Frente al tema de gobernanza, y no menos importante, uno de los grandes riesgos que definitivamente puede afectar la sostenibilidad de un negocio es la corrupción, pues pone en riesgo su reputación y su estabilidad económica. Según la revista global de infraestructura publicada por KPMG en el año 2016, la corrupción en este sector específico en el mundo es masiva. El índice de transparencia muestra que su impacto es más dramático para los países en desarrollo que para los demás. Se estima que alrededor de US$1,26 trillones anuales es la pérdida generada por corrupción en dichos mercados.

Pero, si esto es así, ¿por qué cobra importancia el papel que cumplen inversionistas nacionales e internacionales? Índices como FTSE4GOOD o Dow Jones Sustainability Index (DJSI) muestran diferencias en la valoración de las compañías en el mercado de capitales entre aquellas que entienden y gestionan riesgos y oportunidades en materia de gobernanza, social y ambiental frente a aquellas que no lo hacen. Empresas colombianas que hoy se encuentran elegidas en el índice global o de mercados emergentes de Dow Jones están demostrando su gestión y su creación de valor para la sociedad desde estos tres aspectos. El gran reto ahora para Colombia es seguir apostándole desde las organizaciones a la gestión en sostenibilidad, pero sobre todo a medir los impactos que cada una genera, tanto positivos como negativos, desde los tres componentes de la sostenibilidad. Ya lo han hecho algunas organizaciones y hoy es parte de su ADN como medición y demostración de generación de valor ante la sociedad.

Qué es sostenibilidad. Cualidad de sostenible, especialmente las características del desarrollo que asegura las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de futuras generaciones.

Una empresa sostenible: que es aquella que crea valor económico, medioambiental y social a corto y largo plazo, contribuyendo de esa forma al aumento del bienestar y al auténtico progreso de las generaciones presentes y futuras, en su entorno general.