Beijing comenzará a prohibir la circulación de autos viejos y contaminantes a partir del año siguiente, informó el Ministerio de Protección Ambiental.

A partir de febrero del siguiente año, los vehículos que no cumplan con los estándares de contaminación actuales —algunos con más de 10 años de antigüedad— no podrán circular por las principales áreas de Beijing cuando las alertas naranja o roja estén activas en la ciudad, explicó el Ministerio el lunes pasado.

Los autos que no respeten la medida se harán acreedores a una multa de 100 yuanes (unos 14,5 dólares) por cada cuatro horas que estén circulando.

Los vehículos en el nivel 1 y 2 de los estándares nacionales, para quienes fueron hechas las medidas, sólo representan un ocho por ciento de los autos en la ciudad, pero son responsables por más del 30 por ciento del smog que genera óxidos de nitrógeno, detalló el Ministerio.

El ajuste a las medidas contempla también a las escuelas, las cuales serán cerradas de forma selectiva durante las alertas.

El gobierno ha estado ajustando el sistema desde su introducción, trabajando para unificarlo en las provincias de Beijing, Tianjin y Hebei, y en febrero de este año elevó el nivel mínimo de contaminación para activar las alertas.

El gobierno de la ciudad de Beijing también está implementando medidas para reducir las emisiones de los vehículos que circulan y ha aplicado restricciones de circulación para limitar el número total de autos, además de brindar generosos subsidios para la compra de vehículos eléctricos y así como promover otras alternativas a los de combustibles fósiles.