Con una inversión de 250 millones de pesos, Parque Hídrico Quebradora beneficiará a 28,000 habitantes en matería hídrica y social, dijeron académicos responsables del proyecto

Un equipo multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrolló el proyecto Parque Hídrico Quebradora, que se construye en Iztapalapa como el primero en su tipo en el país para resolver problemas de agua.

En conferencia de prensa, el director del Instituto de Investigaciones Sociales, Manuel Perló Cohen, y la académica de la Facultad de Arquitectura Loreta Castro Reguera Mancera dijeron que se espera que el parque esté concluido a mediados de 2018.

Perló Cohen detalló que el proyecto beneficiará a unos 28,000 habitantes de la zona de Aztahuacan y Xalpa, no sólo en el tema hídrico sino en materia ambiental, urbano y social, pues se trata de un lugar de mucha inseguridad.

Promueven inversión privada e internacional

La construcción será en dos etapas, con una inversión total de 250 millones de pesos; la primera con un presupuesto de 52 millones de pesos de recursos públicos de la delegación Iztapalapa para diversos trabajos de preparación para la obra, explicó.

Sin embargo, en la segunda etapa, para la que se requieren casi 200 millones de pesos, se promueve la inversión del gobierno central, de la iniciativa privada, grupos sociales, filantrópicos, incluso de organismos internacionales como el Banco Mundial (BM) o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El investigador explicó que este proyecto se inició hace cuatro años a partir de una investigación de la revisión del sistema hídrico de la demarcación y durante tres años se hicieron gestiones hasta que en 2016 la jefa delegacional, Dione Anguiano Flores, lo aprobó.

Indicó que también se consultó a la comunidad a partir de talleres, pues se temía que agudizara los problemas de calidad y falta de agua, los cuales, se explicó, eran infundados, pues se busca aportar la solución de éstos.

Evitará inundaciones y mejorará el agua

Perló Cohen comentó que con el parque se disminuirán de manera notable las inundaciones recurrentes en la zona, mejorará la calidad del líquido que se recibe a través de la rehabilitación de la infraestructura existente y de la introducción de cuatro tanques sedimentadores.

También en este lugar se podrá tratar el agua residual en una proporción de un litro por segundo a través de un sistema de tratamiento aeróbico y biológico, así como de humedales de pulimento para reutilizarla en sanitarios y abastecer cuatro pipas diarias.

Otro de los beneficios, dijo, es que podrá reutilizar el agua pluvial, se restringirá el uso del agua potable a tres litros al día por usuario, cuando normalmente en cualquier parque se emplean 20 litros promedio al día.

Bajo energía solar

En éste se utilizarán paneles solares para alimentar el sistema eléctrico y de bombas, así como de humedales, se triplicará el arbolado y contribuirá a la movilidad peatonal, accesibilidad al transporte público y seguridad en la zona.

Además, se fomentará la cultura y educación del manejo del agua a través de espacios educativos y culturales, y sus visitantes podrán disfrutar de actividades deportivas, recreativas y de comercio durante 18 horas al día que se prevé esté abierto.

Analizan llevar el proyecto a otros puntos

El director del Instituto de Investigaciones Sociales comentó que se espera promover la creación de sitios similares en toda la ciudad, pues en un corto plazo podrían resolver el problema de la calidad y falta de agua.

Dijo que se han ubicado 80 puntos donde podría ser factible la implementación de un proyecto de esta naturaleza en la capital del país, como camellones y el colector El Salado en la zona oriente, el cual representa un riesgo de inundación para varias colonias de la zona.

Sitios como éste se han construido en China, India y Estados Unidos, países de los cuales se retomaron experiencias, pero en México es el primero, el cual es concebido y diseñado en su totalidad por expertos de la UNAM, añadió.

A su vez, la académica indicó que se ha proyectado que para el mantenimiento del parque se conforme un fideicomiso en el que participen varios sectores, pues se requiere una inversión mensual de 300,000 pesos para su óptima operación.