Casi 15 millones de personas están afectadas por la sequía y medio millón de niños sufren los efectos de malnutrición, asegura la organización internacional

Etiopía, Somalia y Kenia, en el este del continente africano, sufren una sequía severa que está afectando a la agricultura y provocando hambre a más de 15 millones de personas y malnutrición en la población infantil.

Así lo ha denunciado la organización Save the Children en un comunicado, con el que quiere llamar la atención de los gobernantes internacionales ante la reunión de la Cumbre de la Unión Africana (UA) que se realizará este fin de semana en Adis Abeba, Etiopía.

Casi 15 millones de personas están afectadas por la sequía y medio millón de niños sufren los efectos de malnutrición, asegura la organización internacional.

Escasas lluvias

Se espera que la próxima temporada de lluvias traiga precipitaciones por debajo de la media en la región, lo que agravará la situación actual, ha asegurado el director de la organización en Etiopía, John Graham, quien ha asegurado que estará presente en la reunión de la UA.

Graham ha hecho un llamamiento a los gobernantes y organismos internacionales que estarán presentes en Adís Abeba, para no cometer los mismos errores que dejaron 130.000 niños muertos en la anterior crisis de sequía en Somalia.

El país sufre una grave escasez de agua y alimentos, lo que ha obligado a miles de personas a desplazarse, y muchas de ellas buscan ayuda en Etiopía, país que también sufre los estragos de la sequía.

Según la organización de defensa de los derechos de los niños, más del 90 % de los niños que han llegado al campamento de Dollo Ado, en Etiopía, “presentan signos de desnutrición”.

Sequía y conflictos armados

En Etiopía, las autoridades gubernamentales han solicitado ayudas por un monto de casi 950 millones de dólares para la atención de cerca de seis millones de personas, aquejadas por los efectos de la sequía.

Además, Save the Children informa de que los niños están abandonando los estudios, situación que les deja más expuestos a los desplazamientos y a matrimonios pactados.

En Kenia la situación no es mejor, más de 1,25 millones de personas necesitan alimentos de manera urgente, y se espera que los niveles de hambre empeoren en los próximos meses, según la ong.

Desde hace décadas el continente africano sufre los estragos de la sequía provocando escasas cosechas y miles de desplazamientos, agravadas aún más por los conflictos armados en países como Somalia.

"