ecopymeLa sustentabilidad es un factor crucial para que las empresas contribuyan con el medio ambiente; conoce de qué manera implementar procesos amigables y simples.

El Banco Mundial presentó en el 2011  un informe como parte de la Cumbre Global de Crecimiento Ecológico en Seúl, en donde insta a gobiernos y empresas a pensar de manera ecológica a la hora de adoptar políticas de crecimiento. El organismo determinó que actuar en este sentido puede ser inclusivo, eficiente, accesible y sobre todo necesario para sostener la expansión económica en los próximos años.

Este es un indicador claro de que las operaciones y la producción de las nuevas empresas deben incluir nociones de sustentabilidad desde la constitución del modelo de negocios.

Para México, esta tarea resulta prioritaria, pues el país concentra cerca de dos terceras partes de la biodiversidad mundial, así lo señala el informe ‘Capital Natural de México’, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Diversidad.

Hay cuatro principales retos que el Banco Mundial detecta para tener una economía sustentable. Para cada uno de ellos se puede implementar una propuesta para trabajar en la conservación del ambiente desde tu empresa.

1. Las barreras: Muchas veces, las políticas, normas y comportamientos arraigados, así como la falta de instrumentos financieros se consideran los principales obstáculos para el crecimiento ecológico. Este crecimiento debe concentrarse en políticas e inversiones que se deben realizar en los próximos 5 a 10 años para evitar quedarse atascados en caminos no sostenibles, cambios de políticas perjudiciales y consecuencias costosas en salud pública.

Propuesta emprendedora: Si tu empresa está en la fase de planeación, implementa todas las medidas que ayuden a disminuir la huella ecológica de su operación; considera usar tecnologías sustentables para tus oficinas como llaves ahorradoras de agua o lámparas de bajo consumo, ningún paso es pequeño.

2. El desarrollo de soluciones multidisciplinarias: Se deben combinar nociones de economía, ciencias políticas y psicología social para lidiar con limitaciones político-económicas y desarrollar las herramientas financieras necesarias.

Propuesta emprendedora: Genera políticas que combinen el desarrollo personal de tus empleados con el crecimiento rentable de tu empresa, si tu personal tiene consciencia de la importancia de reducir el impacto ambiental el efecto se extenderá fuera del horario laboral, un primer paso es establecer la forzosa separación de los desechos.

3. Buscar la fórmula adecuada: Las estrategias variarán según los países ya que reflejarán los contextos, preferencias y bases de recursos locales. Todos los países, ricos y pobres, tienen la oportunidad de hacer que su crecimiento sea ecológico sin disminuir su ritmo.

Propuesta emprendedora: Una empresa sustentable no sólo procura cuidar al medio ambiente y la naturaleza, también se preocupa por mejorar el entorno social, toma esto en cuenta y observa el entorno en que se desarrolla la operación de tu negocio, es probable que tu proyecto pueda contribuir a mejorar algún aspecto de la comunidad.

4. El crecimiento ecológico no es intrínsecamente inclusivo: El Banco Mundial considera que se pueden diseñar estrategias de inclusión ya que un mejor desempeño ambiental beneficiará a los más pobres, para ello, se debe contar con políticas de crecimiento ecológico para maximizar los beneficios y minimizar los costos.

Propuesta emprendedora: Para fomentar el cambio de mentalidad puedes establecer incentivos como una tarde libre al mes para aquellos empleados que contribuyan más activamente a alguna campaña de reciclado, por ejemplo. La idea es que poco a poco la sociedad tenga nociones claras sobre la importancia de preservar los recursos naturales.

Convierte tu pyme en empresa sustentable

Existen muchas empresas que han tratado de resolver o mitigar problemas ambientales y sociales a través de la producción de bienes ‘ecológicos’; sin embargo, con el paso del tiempo las empresas verdes deben pasar por diferentes procesos de certificación que permitan avalar que son empresas socialmente responsables.

Para ser una firma sustentable no basta únicamente con utilizar materiales reciclados o generar una propuesta amigable con el ambiente. De acuerdo con Carmen Jover, del Aitex (un organismo español que apoya la certificación de empresas ‘made in green’) un sello verde implica una garantía para el consumidor sobre tres ejes fundamentales:

1. Salud: Los productos o servicios de tu empresa deben estar libres de sustancias nocivas para los consumidores.

2. Respeto al medio ambiente: Los productos deben ser fabricados con un sistema que no atente contra la naturaleza, éste debe ser auditado y checado regularmente.

3. Respeto a los derechos humanos: Tus trabajadores y quienes participan en toda la cadena de producción (desde los que siembran las fibras para producir hilos, en el caso de la industria de moda) deben tener normas laborales que respeten sus derechos y bajo un código de conducta y responsabilidad social.

Según explica la asesora, contar con una certificación que avale que los procesos se realizan de manera correcta es un aspecto favorable para el consumo y el crecimiento de las empresas.

“Los consumidores son cada vez más sensibles a temas como la salud, el medio ambiente y los derechos humanos. Con frecuencia y cada vez más, los medios de comunicación se ocupan de estos temas creando opinión y consciencia”, afirma.

Pese a que hay una respuesta positiva por parte de la sociedad, el grado de exigencia en las garantías que las empresas deben ofrecer para certificarse es variable dependiendo de los países.

En el mundo existen algunos organismos de certificación ‘made in green’ como: Aitex, en España; Centerxbel, en Bélgica y Shirley-BTTG, en el Reino Unido.

En México, las certificaciones de empresa verde pueden otorgarse por sectores, como en el caso del Consejo Mexicano de Edificación Sustentable (CMES) para las empresas constructoras, o de manera general a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que otorga Certificados de Industria Limpia.

 Políticas públicas a favor de la sustentabilidad

Las empresas nacientes pueden incorporar nociones de sustentabilidad en sus negocios sin necesidad de apelar a la aprobación de un comité de accionistas: la libertad es una de las grandes virtudes en los emprendedores y es un punto del que deben sacar provecho, afirma Gunter Pauli, empresario precursor del concepto de Economía Azul.

“Tener un negocio sostenible -que incorpore el respeto del medio ambiente- puede ser rentable, la clave está en trabajar con lo que se tiene y tomar la sustentabilidad como un factor a aplicar de manera estratégica”, señala en entrevista con CNNExpansión.

De acuerdo con Pauli, los emprendedores son capaces de financiar estrategias sostenibles con un mínimo de riesgo, y con ello demostrar que se puede ser sustentable y competitivo.

“Los emprendedores y los empresarios consolidados deben tener esta tarea como prioridad; los emprendedores no deben reconfigurar susactivos y pueden ser excelentes actores en las comunidades locales“, explica.

“Esto ayuda a inspirar a los gerentes de los grandes grupos: las oportunidades no son sólo para los emprendedores, pero éstos tienen la tarea de fomentar un cambio radical”.

Gunter Pauli es fundador de más de 10 empresas y autor de 19 libros sobre negocios y sustentabilidad. Sus teorías empresariales acerca de la preservación del ambiente han propiciado cambios de estrategias en compañías en todo el mundo. Su concepto de Economía Azul  plantea tres niveles:

1.Productos sostenibles: Las compañías que optan por este esquema tratan de generar productos competitivos que se ostenten como amigables para el ambiente.

2.Procesos sostenibles: En este esquema se busca que los procesos de producción impliquen el menor impacto posible.

3.Sistemas enteros sostenibles: se trata de implementar modelos empresariales sostenibles en su totalidad, una empresa que implica unacertificación verde requiere que, desde el proceso hasta el producto sean amigables con el ambiente y ayuden a paliar el impacto ecológico de la producción de bienes.

Pauli indica que por ahora, la implementación de un modelo completamente sustentable se ve como una opción, pero en el futuro será un requerimiento.

“Las políticas públicas deben contribuir en lo posible, ser un estímulo y proponer los lineamientos adecuados que los empresarios deberán seguir”.

Sin embargo, aclara que “en ningún momento deben verse como un factor estratégico de cuándo aplicar nociones de sustentabilidad, una empresa que decide esperar a que se trate de una cuestión obligatoria tiene altas probabilidades de fracasar”.

Fuente: CNN