Las ciudades mexicanas se encuentran ante el desafío de desarrollarse incorporando como ejes rectores la sostenibilidad, la equidad y la competitividad de manera que maximice la calidad de vida de sus habitantes.

La problemática urbana que enfrenta México es un reflejo de los retos globales de desarrollo y medio ambiente, altamente vinculados con las consecuencias de un esquema de movibilidad que privilegia a los vehículos automotores indviduales sobre alternativas más sostenibles como el transporte público y el no motorizado.

El esquema de desarrollo centrado en el automóvil reduce la oportunidad de que los mexicanos disfruten plenamente de su tiempo, dinero y salud. Es necesario voltear los ojos hacia nuevos paradigmas de movilidad y desarrollo urbano que ya se han implementado con éxito en diferentes ciudades del mundo. El fomento del uso de la bicicleta es una opción en la búsqueda de soluciones a la actual crisis ambiental, social, económica y de salud en nuestro país.