shale gasEl país ocupa la cuarta posición en reserva mundial del hidrocarburo pero no tiene una estrategia a seguir para aprovechar este recurso natural

A  pesar de tener la cuarta reserva más importante de gas shale o gas lutitas en el mundo, México no cuenta con un modelo de negocio apropiado para la explotación de este recurso energético.

De acuerdo con estimaciones de Pemex, el país cuenta con recursos prospectivos de gas shale gas por 297 trillones de pies cúbicos (millones de millones), o alrededor de 60 mil 200 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

En contraste, los recursos convencionales, es decir, cuencas petroleras y gasíferas en todo el país, sólo aportan recursos prospectivos por 54 mil 700 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Desde hace meses, el país analiza la tecnología conocida como fracking, o fracturación hidráulica, que está en debate entre empresarios y ambientalistas de diversas partes del mundo, por los riesgos al medio ambiente que no han sido considerados por las autoridades mexicanas.

Estados Unidos es el país puntero en esta industria de extracción que llama la atención de todas las industrias en el mundo, puesto que han logrado bajar el costo de gas natural hasta poco más de tres dólares durante el año, pero que en México no resulta aún viable económicamente.

De acuerdo con la propia Secretaría de Energía (Sener), para lograr un modelo viable de gas shale, se tendrían que asignar concesiones a empresas privadas, sobre todo estadunidenses, pues hoy operan en esa nación 79 empresas sólo en el área de Eagle Ford (Texas), donde perforan mil 500 pozos al año, mientras que Pemex sólo ha hecho dos.

En este sentido, la carrera por la exploración también va a paso lento. Mientras en Estados Unidos se tienen detectados yacimientos de gas shale en 48 de los 50 estados del país, en México solo se ha descubierto el energético en la cuenca de Burgos, en la parte mexicana de Eagle Ford, ambos localizados en Coahuila.

Para poder extraer el gas shale, Petróleos Mexicanos, de acuerdo con la Sener, requeriría un incremento de 309 por ciento en la inversión que realiza actualmente, sin mencionar que al precio de 2.5 dólares por millón de pies cúbicos al que se encuentra hoy, lo hacen poco rentable.

En este entendido, la subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP) tendría que realizar una inversión de casi 60 mil millones de dólares anuales para explotar el gas shale, contra 18 mil 900 millones que ejerce hoy en día.

No es rentable en México

De acuerdo con información presentada por Pemex, el gas shale tiene un esquema de negocio peculiar, ya que su rentabilidad depende del porcentaje de hidrocarburos líquidos que se encuentren durante su extracción.

La paraestatal detalla que el gas shale con un contenido de 30 por ciento de líquidos sería la única posibilidad de que dejaría ganancias estimadas de 5.78 dólares por barril de petróleo crudo equivalente (bpce).

De contar con menos porcentaje de líquidos, simplemente representaría pérdidas para Pemex, ya que de contar con 15 por ciento le representaría a Pemex una inversión perdida por 3.89 dólares por bpce.

En caso de que este recurso, que se encuentra contenido en formaciones rocosas y que su cantidad estimada (recurso prospectivo) supera al que se tiene en otros campos en todo el país, no contenga líquidos durante su proceso de extracción, la pérdida para Pemex sería de 13.56 dólares por barril.

Fluvio Ruiz Alarcón, consejero profesional independiente de Pemex, advirtió que se requieren más recursos para la investigación de los retos tecnológicos que Pemex enfrenta, siendo el gas shale gas uno de los más importantes.

Precisó que a la fecha se han comprometido recursos por el orden de seis mil 500 millones de pesos para apoyar la realización de 46 proyectos de investigación y la formación de 98 técnicos.

Discusión

Las posturas son encontradas. Esta tecnología debería de utilizarse en México sin ningún problema, de acuerdo a empresarios de la industria, pero, de acuerdo con ambientalistas, el gas shale representa un peligro latente, puesto que se le asocia con la contaminación de mantos acuíferos e incluso a temblores de baja escala.

Según un reporte del Servicio Geológico de EU, se confirmó la teoría, específicamente en algunas poblaciones de Dakota del Sur, así como en otros de la frontera con nuestro país, de que el fracking origina movimientos telúricos.

En un reporte entregado en abril de 2011, que abarca también a otros países como Canadá, se confirma que también han existido estos fenómenos.  Otros estudios, como uno realizado por la Universidad de Chile, explican que en el proceso del fracking se utilizan más de 260 químicos que, mezclados con agua, generan la potencia suficiente para quebrar la roca y de esta forma sustraer el gas.

Sin embargo, con el agua el problema es la gran cantidad que se requiere para su uso, y que no se puede reciclar con fines potables.

De acuerdo con el Departamento de Energía de EU, por cada pozo que se realiza para la extracción de gas shale es necesario utilizar entre dos a cuatro millones de galones de agua.

¿Fracking?

Esta técnica es muy utilizada en varias naciones, principalmente en Estados Unidos. Aquí una breve explicación.

- La fracturación hidráulica o fractura hidráulica (comúnmente conocida en inglés como hydraulic fracturing o fracking) es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo.

- El procedimiento consiste en la inyección a presión de algún material en el terreno, con el objetivo de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo, favoreciendo así su salida hacia el exterior. Habitualmente el material inyectado es agua con arena y productos químicos.

- Se estima que esta técnica está presente en aproximadamente 60% de los pozos de extracción actualmente en uso.

- Existe una gran controversia sobre el peligro medioambiental derivado de esta técnica, pues además de un enorme consumo de agua, es habitual que junto con la arena se incluyan multitud de compuestos químicos que podrían contaminar tanto el terreno como los acuíferos subterráneos.

Efectos

1.- Se tendrían que destinar 60 mil millones de dólares al año para investigación y producción del gas shale, si se utiliza este procedimiento.

2.- Los fluidos de fracturación contienen sustancias peligrosas y su reflujo contiene además metales pesados y materiales radiactivos.

3.- Las experiencias obtenidas en Estados Unidos muestran que ocurren numerosos accidentes que pueden dañar el ambiente y la salud humana.

Fuente: Excelsior