¿Porqué no usar tus tarjetas personales para enverdecer el ambiente de tu nuevo contacto? 

Seguro es lo que pensó Jamie Wieck cuando diseño unas tarjetas de presentación “vivientes”, una buena manera de dejar huella ecológica en tus relaciones públicas.