Ya  hemos escuchado el término “coco-wash” usado para hacer referencia a una actividad que tiene toda la intención de “lavarte el cerebro” con mensajes subliminales y actitudes para hacerte creer una cosa sin demostrarlo. Algo así es el “greenwash” … aplicado ahora en la mercadotecnia social de las marcas.

El greenwash ayuda a las empresas a presentar sus servicios y productos de tal forma que parezcan ser respetuosos con el medio ambiente. El greenwash es un engaño, es un mala práctica de comercialización verde.

Toda empresa es tentada a usar este tipo de estrategias, para salir pronto de una situación de crisis respecto a sus malas prácticas. Maquillan su marca para lucir una nueva cara… una nueva imagen y de repente vemos por todos lados su lado “eco friendly”.

La mercadotecnia verde sí existe… lo que tienes que reconocer es el greenwashing y acercarte a la marca.

¿Cómo identificar el greenwashing? La publicidad te llamará la atención, pero sabremos que el mensaje es falso si  la empresa: 

  • Sigue con  procesos que dañan  al medio ambiente
  • No involucra a sus grupos de interés  respecto a temas medio ambientales.
  • No es recordada por alguna campaña con causa.
  • Aunque su publicidad ofrece mensajes ecológicos, la marca sigue usando empaques e ingredientes tóxicos.
  • Sus empleados no sienten que la marca sea  un buen lugar para trabajar.
  • En sus oficinas, la empresa no cuenta con prácticas de sustentabilidad.
  • Sus productos o servicios no cuentan con la etiqueta de “biodegradable” o “reciclado”
  • Ni siquiera calcula su huella ecológica.

Hay muchas iniciativas y procesos que hacen de una marca una verdadera marca ecológica… lo que venden por medio de la publicidad es pura imagen. Bien por las empresas que ya promocionan sus estrategias de Responsabilidad Social Corporativa a través de su mercadotecnia. ¡ De eso estamos hablando ! de campañas socialmente responsables.

  • leticiasalasrp

    El Greenwash o Greenwashing es el uso de argumentos ecológicos en campañas publicitarias o diseño empaques, esto con el fin de hacerlos lucir eco-friendly; el uso de dichos argumentos es, por supuesto, abusivo y fraudulento. Irónicamente un fenómeno de esta clase está encontrando su contraparte en otro igual de actual… el social media.De acuerdo con el último estudio goodpurpose® Study 2010, en México, como en otras naciones, más del 80% cree que las empresas deben poner al menos IGUAL interés en la sociedad que en su negocio, por lo que muchas de ellas están emprendiendo fuertes campañas demarketing social y/o green marketing.
    Al ver este fenómeno, aquellas organizaciones que se quieren subir en este tren pero no saben como, a veces caen en el fácil camino del greenwashing, colocando etiquetas y “claims” verdes en sus productos, con el fin de lucir amigables con el medio ambiente y obtener la preferencia del público. Grave error. Éste es el camino más peligroso en estos días.
    Las redes sociales se han convertido en la voz de la sociedad que durante muchos años estuvo en silencio. Las empresas que pensaban se hallaban a salvo de la opinión pública y que ingenuamente habían colocado una hotline para quejas, ahora se ven abrumadas por los constantes señalamientos.
    Para casos ejemplares tenemos el de KitKat y Nestle o el de Mattel y Barbie, en donde se acusó a la compañía de alimentos y a la juguetera de deforestar los bosques para el desarrollo de sus productos. En el primer caso, Nestlé no supo manejar bien las redes sociales e incluso sus acciones llegaron a caer por este suceso. En el caso de Mattel, el mismo CEO tuvo que salir a dar la cara.
    El greenwashing tiene ahora un nuevo vigilante… y me atrevería a decir que no sólo el greenwashing sino cualquier mala práctica de las empresas, quienes hoy, como nunca antes, se enfrentan de lleno al escrutinio social. 
    nota de Yahoo News