Nuestra campaña por fomentar una actitud responsable en nuestra sociedad, necesita de el esfuerzo de todos. Aunque todo inicia con nuestro propio cambio, el no contar con una sociedad dispuesta a cambiar, hace que el trabajo sea más díficil. Intentemos  contagiar un compromiso ambiental con nuestro propio cambio. La clave es adoptar una responsabilidad social y pro ambiental. Sé Responsable.

El primer paso entonces es comenzar por uno mismo, limpiar nuestra mente, nuestro cuerpo y automáticamente nuestros hábitos serán más sanos y reflejaremos la energía para hacer algo radical.  Para lograr este cambio, debes saber que un área importantísima que nos afecta directamente  es : la alimentación. Piensa por unos minutos ¿Qué es lo que acostumbras comer? ¿Comida rápida?, ¿Carne Roja?, ¿Comida Congelada? . Una de las industrias que más contamina al planeta es la industria de alimentos.  Los procesos con exagerado uso de energías, empaques innecesarios, químicos, aguas negras, logísticas ilógicas, etc…

Nuestra forma de alimentarnos también debe de cambiar, eligiendo con conciencia y con un sentido de responsabilidad nuestros alimentos. Te invito a ver el siguiente video, referente a este tema. No pretendo criticar a alguna marca en especial, realmente este artículo se puede ampliar por miles de lineas.  Solo doy una señal de lo que creo podemos cambiar ahora invitandote a empezar por uno mismo. La decisión es individual. Sé Responsable.

 


 

  • Jorge Mafud

    Parece muy interesante la propuesta de la película…. desgraciadamente hoy en dia vivimos tan aprisa y buscando siempre la comodidad que hemos perdido el “gusto” por la comida natural… como dicen en el video, sería muy bueno y “noble” regresar a los origenes en cuanto a la alimentación para que nos sintamos mejor y se logre reducir la obesidad que, hoy en dia, ya es un problema bien fuerte.

    Saludos.

    Jorge Mafud
    Mafud Consultores

    • blogfan

      Así es… la comodidad a fin de cuentas es nuestra prioridad por el acelere que vivimos en el día a día, Aquí lo único que podriamos pensar un poco más es tratar de consumir menos las comidas procesadas pues no solo afectan nuestra salud sino al medio ambiente. Pero este tipo de mensajes como el del calentamiento global crecen y se fortalecen y al final las industrias ponen atención para dar al consumidor lo que exige. En este caso debemos exigir menos químicos en los procesos y buscar un apego más a la naturaleza. Gracias Jorge ! por tus comentarios … te invito a visitar el blog para contar con este tipo de puntos de vista que nos ayudan a crecer y entendernos mejor, saludos!

Related Posts

Y sobre la basura espacial ¿Te has puesto a pensar?

Y sobre la basura espacial ¿Te has puesto a pensar?

En Granada marea ciudadana clama #2hospitalesYA : más de 80,000 personas en manifestación por la salud

En Granada marea ciudadana clama #2hospitalesYA : más de 80,000 personas en manifestación por la salud

La diabetes, una amenaza invisible para el desarrollo

La diabetes, una amenaza invisible para el desarrollo

Un cigarro de marihuana equivale a cinco de tabaco, según especialista

Un cigarro de marihuana equivale a cinco de tabaco, según especialista

Estos 20 estudios demuestran que la contaminación nos quita la salud

Estos 20 estudios demuestran que la contaminación nos quita la salud

Los beneficios de los alimentos orgánicos para los niños @todomasnatural

Los beneficios de los alimentos orgánicos para los niños @todomasnatural

La cerveza puede evitar paros cardíacos

La cerveza puede evitar paros cardíacos

Muertes asociadas a diabetes aumentaron 680% en 35 años #DiaMundialdelaDiabetes 🍰

Muertes asociadas a diabetes aumentaron 680% en 35 años #DiaMundialdelaDiabetes 🍰

Loreal Argentina presenta #BellezaPorUnFuturo @lorealargentina #RSE

Loreal Argentina presenta #BellezaPorUnFuturo @lorealargentina #RSE

Wolbachia, la bacteria que podría acabar con el virus del #Zika

Así pelea Coca-Cola en la guerra contra el azúcar

Así pelea Coca-Cola en la guerra contra el azúcar

Los venenos de las transnacionales

Los venenos de las transnacionales